domingo, 17 de julio de 2016

Artículos Educativos

Para reflexionar, del texto "Aprender y Enseñar en la Cultura Digital"



En un curso del año pasado, uno de los módulos, hacía referencia acerca de la nueva cultura digital y sus implicaciones en la educación. Al leer a la autora Inés Dussel, quien de manera sencilla, pero interesante, comparte y responde las interrogantes sobre la presencia de las TIC´s en la educación, mencionando no sólo las utilidades de esta, sino las implicaciones, que de manera más profundo se tienen al integrarlas en la tarea educativa: los pedagógico, epistemológico, … y en sí, la praxis educativa. Es así como el texto, nos va llevando a reflexionar “… en los desafíos pedagógicos de la enseñanza y el aprendizaje en las aulas, y poder dar cuenta de las percepciones y acciones de los maestros y profesores con las nuevas tecnologías en el cotidiano escolar…”


En lo personal, resalto la siguientes citas, pues muestran como las TIC´s son el medio, no el fin, como se suelen utilizar en la práctica educativa diaria,  “…La navegación hipertextual a través del WWW es una experiencia distinta para cada uno de los alumnos implicados por lo que, en la misma aula, no se producirá un ritmo y secuencia de aprendizaje homogénea y unívoca para todos.”, siendo necesario que la práctica del docente debe de modificarse  para responder ante estos cambios en los aprendizajes a través de las TIC´s,  es decir: “…exige al docente el desarrollo de una metodología más flexible y una atención individualizada a cada alumno o grupo de trabajo.” (Area Moreira, 2001:4). Refiriéndose a la “fractura de esta forma de organizar la enseñanza basada en la simultaneidad y la homogeneidad”, saliéndose así del área de confort del docente actual.
 Buenos Aires, Santillana










*************************************************************************************************



PAPEL DEL MAESTRO ACTUAL

La sociedad humana, en su constante evolución, ha influenciado un desarrollo acelerado de la ciencia y, la tecnología y, con ello, de la cultura y la educación. Éstas últimas, a veces, en menor velocidad que las dos primeras.

En el ámbito de la educación, han surgido preocupaciones sobre los diversos problemas que en ella se producen, así como la necesidad de investigarlos. Es así que, los que están inmersos en todo ese ambiente y que detectan y “viven” los problemas existentes en este campo, son los profesores. De éstos, se desprende la preocupación por dar solución a los mismos, logrando con ello que algunos busquen profundizar más allá de su praxis educativa, acudiendo a estudiar posgrados de investigación educativa.

La tarea del docente, va más allá de pararse en un aula de clases y dar un discurso de algún determinado tema; el docente debe adentrarse en su tarea, investigar los problemas o sucesos que acontecen en el ámbito educativo. Ya que así, surgirán interrogantes, qué producirán que se vaya interesando en profundizar, apoyándose de diversas disciplinas, no solo la pedagogía, sino a la antropología filosófica, la sociología, la psicología, la ética, … pero, sobre todo, en la constitución de la epistemología, base para la multidisciplinariedad que surge al querer explicar y fundamentar el acontecer en el hecho educativo.

Es por ello, que es de vital importancia, trascender en nuestro papel como docentes, adentrándonos en “mundo” de la investigación educativa, en el que no nos conformamos con las imposiciones del sistema, sino que vamos más allá, para mejorar y sobre todo para ir construyendo, vislumbrando el futuro de nuestra práctica, sin perder de vista, lo primero, la esencia, de lo que partimos, colaborar en esa característica esencial del hombre, el ser educable y su educabilidad. Convirtiéndose así, nuestra profesión como elemental para el progreso y evolución de la sociedad humana.

********************************************************************************************************


LAS POSIBILIDADES DE ÉXITO EN LA PRÁCTICA 

DOCENTE SON NULAS, CUANDO NO SE CUENTA CON

 EL APOYO DE LAS AUTORIDADES EDUCATIVAS.

http://euroyuriria.webs.com/files/Segunda_revista_digital[1].pdf  
 . 


En el día a día del trabajo docente, éste se encuentra con diferentes situaciones, las cuales tiene que enfrentar de la mejor manera posible, después, claro está, de hacer un análisis de las mismas, aunque a veces solo se tenga un par de minutos para ello o menos. Dichas situaciones, son de diversa índole, algunas impredecibles. Cabe señalar, que aunque el docente realice una planificación didáctica, eso no garantiza lo que acontecerá en la clase, pues en ella sólo prevé lo que pasará y/o puede pasar en el espacio áulico al momento de impartir la misma. 

Otro aspecto importante con el que se enfrentan los docentes en nuestros días, es el referente a la actitud de los alumnos. Y ¿cómo no darle importancia?, si en ésta convergen el saber convivir, pero sobre todo, el saber ser. Éste último, uno de los ejes en el que se centra la educación actual en México, pues en el Art. 3º * Doctorante 2º semestre Yuriria, Gto. Constitucional habla de una formación integral en el nivel básico. Formación, que en el transcurrir de los ciclos escolares y los docentes deben colaborar en el cumplimiento de dicha formación, pues también es señalada en el enfoque por competencias de la nueva Reforma de Secundarias. Así es, la actitud de los jóvenes en la actualidad es de suma importancia para que el proceso enseñanza-aprendizaje rinda los frutos necesarios y/o esperados.

Desafortunadamente, en la actualidad, dicha actitud parece estar en crisis, y no se hace referencia a los problemas y/o situaciones propios de la adolescencia por los qué los jóvenes de secundaria atraviesan, sino a la actitud que llegan a demostrar en la cotidianeidad de las escuelas de éste nivel. 

Los problemas actitudinales de esta época muestran, sin duda alguna, un trastocamiento de valores y no una pérdida de los mismos, como diría Díaz Villanueva en una de sus tantas pláticas tan fructíferas en el CEEA. Dicho problema, se ve reflejado en ciertos fenómenos que han tenido lugar en los últimos años, por mencionar algunos: el bullying, el efecto ni-ni… Aunque los fenómenos anteriores tienen, según los expertos, su génesis en 30 jóvenes de sociedades de algunos países en el extranjero; la realidad, es que hoy en día ya se están presentando en las escuelas de México, del Estado y de la región. Es decir, ya se enfrentan problemáticas de este tipo en las escuelas secundarias de diferentes municipios guanajuatenses. 

Definitivamente, se tiene que aceptar la presencia de éstos fenómenos juveniles, y principalmente por las autoridades escolares, pues se debe comenzar a trabajar en ellos, en todas las esferas y con la participación de todos y cada uno de los actores educativos. Pues no basta, con el trabajo que los docentes hacen en el aula, sino que se necesita el respaldo de los directivos, trabajar en equipo juntos con miras hacía los mismos objetivos y realizando acciones en el mismo tenor, para encauzar a los alumnos y, con ello, mermar el impacto negativo de los ya mencionados fenómenos juveniles.

********************************************************************************************

¿QUÉ EDUCACIÓN RECIBEN SUS HIJOS EN LAS ESCUELAS?

            A lo largo de la historia, el hombre ha buscado mejorarse asimismo y a su entorno, siempre con el afán de lograr ese ideal de ser perfectible, como dirían los filósofos. El ser humano, se destaca por esa característica suya de la educabilidad. Y como sociedad la educación ha sido el medio de lograr ese mejoramiento, que le permita evolucionar, ya no sólo como especie, sino como lo que es, un ser con cualidades que le distinguen de los otros seres vivos.

            En el transcurrir de los siglos, el hombre se ha valido de innumerables metodologías y enfoques de enseñanza. En el año de 2006, los Planes y Programas de Secundaria se reforman, con base al enfoque de Competencias.

            ¿Y qué quiere decir educación basada en competencias? Para la UNESCO (1999) una competencia es “…el conjunto de comportamientos socioafectivos y habilidades cognoscitivas, psicológicas, sensoriales y motoras que permiten llevar cabo adecuadamente un desempeño, una función, una actividad o una tarea…” La educación que se recibe hoy en día, a nivel básico (Preescolar, primaria y secundaria) implica ya no solo el memorizar lo que “los profes” dicten en la clase, sino que se va más allá de la enseñanza tradicionalista (aprender solo conocimientos), a un aprendizaje significativo (aportación de un gran pedagogo estadounidense: Dewey).

            La educación que se les imparte a sus hijos en las escuelas, se basa en los cuatro pilares de la educación: saber ser, saber aprender, saber hacer, saber convivir. ¿Qué quiere decir esto? Pues, que los niños y jóvenes, van a la escuela, no solo a saber un conocimiento, sino qué además deben de saber hacerlo, aplicarlo, actuar con base en valores, hacerse responsable de las consecuencias de sus actos y convivir en armonía con sus semejantes. Todo ello, para que se cumpla el propósito del artículo 3ª Constitucional, el cual menciona que el Estado debe ofrecer una educación que contribuya a la formación integral de los alumnos, es decir, los maestros no solo enseñan conocimientos sino que, además, se está formando a los futuros ciudadanos de nuestra sociedad. Así es, la educación actual forma a sus hijos para que sean más competentes para afrontar satisfactoriamente los problemas que la vida diaria les presenta, a través de conocimientos, actitudes, valores y la puesta en práctica de los mismos. Todo ello es complemento de la educación inicial que los jóvenes reciben de su seno familiar.

            Es así, que la tarea de formar a la niñez y juventud mexicana, no sólo es responsabilidad de los profesores. Éstos son una parte que colabora en la formación de los alumnos. Porque es en casa, donde se comienza a educar, al ser humano desde que es pequeño, incluso desde que están en el vientre materno, según algunos estudios psicológicos. Siendo así, que desde el hogar, es donde se encuentra la principal responsabilidad de educar, de formar a los hijos, de prepararlos para “el mundo” al que un día, tarde o temprano van “a salir”. Porque, afortunada o desafortunadamente, es fuera de casa y de la escuela, donde más aprenden, el medio donde convivan y con quienes lo hagan, cada aspecto, circunstancia y persona que les rodea influye, positiva o negativamente, en los niños y los jóvenes. En definitiva, la formación de los alumnos es trabajo y responsabilidad de todos los actores educativos que interfieren: desde el alumno mismo, sus padres, familiares, amigos, maestros, directivos, … y todo aquella persona con quien conviva y ambiente en el que se desarrolle.

                        Por último, le extiendo una atenta invitación para que se acerque a la escuela de sus hijos, con su(s) maestro(s), pregunte ¿cómo va? Si entrega trabajos, si está atento. Ya que, como lo mencioné al principio, la educación que se imparte actualmente, es diferente, comparada con la que nosotros recibimos, es más integral. Y, por ello, es elemental, que el alumno “ponga todo de sí”, que se haga responsable de su propio aprendizaje, y lo digo en el sentido, de que, para poder educar, se requieren dos partes, un maestro que quiera enseñar y un alumno que quiera aprender, si no la tarea educativa no tiene éxito, dando como resultado problemas escolares de diversa índole, como: reprobación, indisciplina, bajo nivel de aprovechamiento, etc.















1 comentario:

  1. Interesante reflexiones de una práctica docente muy rica de experiencias u fundamentos.
    La TICS son una herramienta que se emplea como un medio para acceder a la educación para todos pero como lo comenta su fin es lograr que los alumnos adquieran habilidades de pesamiento, de aprendizaje y competencias de un mundo global. En el que hay que tomar en cuenta factores personales, familiares y regionales en el que desarrollar los ciudadanos.
    Saludos!

    ResponderEliminar